Aceptarse a uno mismo es uno de los grandes secretos del crecimiento personal, y no hay autoaceptación completa si no aceptas tu cuerpo tal como es en estos momentos.

Para que haya autoaceptación, primero es necesario que identifiques las partes de tu cuerpo que rechazas, consciente o inconscientemente.

Haz el ejercicio de identificar si tienes pensamientos recurrentes, indeseables y sientes que no controlas las ideas que te perturban de vez en cuando y en qué circunstancias tienes dificultades para aceptarte, por ejemplo: cuando te comparas con alguien física o intelectualmente, cuando te compras ropa nueva, cuando vas a una fiesta o hablas en público.

La fealdad y la belleza dependen de tu marco cultural. Ser atractivo es algo que se manifiesta desde adentro hacia afuera. Aceptándote más resulta más fácil.

Sin embargo, la belleza es producto de un equilibrio físico y mental.  Aceptarte no significa que no debes hacer ALGO para hallar ese equilibrio.

No basta con acumular conocimientos en el cerebro sino que también hay que ejercitar el cuerpo y no basta con hacer gimnasia corporal, sino que también hay que ejercitar el cerebro.

Además del cerebro, la respiración es fundamental para nuestro equilibrio físico y mental. En momentos de descontrol emocional, te resultará más fácil superar cualquier problema si te acuerdas de respirar bien ya que tendrás una mayor oxigenación cerebral, haciendo que tu cerebro piense con más facilidad y creatividad.

Si tuvieras un caballo de carreras que vale un millón de dólares, ¿lo alimentarías con cualquier cosa? Claro que no!

Y tu cuerpo, ¿cuanto vale para ti?  Tu cuerpo no tiene precio, su precio es la propia vida. Con esa conciencia debes valorarlo, cuidarlo y aceptarlo tal como es, con espíritu de agradecimiento.

Y siendo coherente con este pensamiento, empieza desde hoy a incorporar hábitos sanos en tu rutina diaria como el hacer ejercicio, descansar bien, seguir una buena nutrición y comer saludablemente.

Estoy seguro de que luego de pocas semanas al mirarte al espejo, no importa que tan alto(a), delgado(a),  o jóven te veas…  tú te sentirás con mayor control y más en paz con tigo mismo.

Tu pareja o tu futura pareja, NOTARÁ EL CAMBIO.

Por tu paz interior,

Equipo MiParejaMiEspejo.com.

 

Comentarios desde Facebook
Sé Sociable, Comparte esta información!