El amor es antes que todo un sentimiento, de modo que para poder amar hay que ser capaz de experimentar emociones.

Muchas personas desean sentirse amadas pero se mantienen ajenas a toda expresión emocional. Piensan que hay que mantener controladas todas las emociones, dejarse llevar por los sentimientos es signo de debilidad o falta de carácter. No pueden tolerar la intensidad emocional, los sentimientos fuertes los ponen mal. Luchan por mantener bajo control sus propios sentimientos y los de su pareja.

Puede que en teoría acepten que es maravilloso, saludable, natural, tener sentimientos, pero se sienten incómodos cuando tienen una emoción con auténtica intensidad.

Dentro de nuestra cultura machista este tipo de comportamiento es muy común. La virilidad es sinónimo de dureza y por lo tanto, el sentimiento es menospreciado por considerarlo femenino e infantil.

Quien manifiesta un sentimiento se le puede considerar débil y tonto, «Los hombres nunca lloran».

Es necesario aprender a controlar nuestras emociones. Para poder vivir en un mundo aceptablemente ordenado y civilizado, no podemos dar rienda suelta a todo lo que sentimos, debemos tener una educación emocional.

Pero si se reprime toda expresión emocional, podríamos fácilmente ser psicópatas. Se necesita esa expresión para nuestro bienestar psicológico y para poder mantener relaciones satisfactorias.

Dentro del machismo hay sentimientos que pertenecen al hombre y otros a la mujer. Hay emociones que son más «femeninas» y se ven mejor en la mujer; la compasión, la ternura, la humildad el amor romántico y natural. Otras emociones pertenecen al ámbito masculino; la ambición, el orgullo, la arrogancia, la ira. La ira es una de las pocas emociones masculinas «legítimas». El hombre puede descargar su ira en los demás, la mujer debe reprimirla y dominarla.

Es tal vez por esto que la mayoría de personas que cumplen condenas por delitos violentos, son hombres, mientras que la mayoría de pacientes de sicoterapia y de internos en clínicas de salud mental, son mujeres.

Cuando alguien lastima sus sentimientos, el hombre en lugar de llorar se enfurece y estalla en ira, la mujer se deshace en llanto y dolor.

Culturalmente hemos tomado comportamientos diferentes, formas de ser que han hecho que nuestra autoestima no sea sana. Una autoestima basada en la posición «Yo estoy bien tú estás mal».


machismo2En un machismo exagerado, el hombre es el que puede flirtear, tener aventuras, romances, sin que la mujer pueda recriminar dicho comportamiento.
Esta situación hizo que la mujer buscara su liberación y dentro del movimiento feminista se lograron grandes avances pero de igual forma se llegó a extremos que han traído otros problemas en la relación de pareja.

No es que la mujer no tenga los mismos derechos del hombre y que no pueda tomar todo tipo de decisiones y hacer muchas cosas que nuestra cultura sólo permitía a los hombres. Lo que se debe buscar es el equilibrio y el orden entre las distintas responsabilidades del hombre y la mujer.

Dentro de este tipo de personas, a muchas mujeres les ha tocado asumir el papel del «hombre de la casa». Por circunstancias ajenas a su voluntad, por la desaparición o abandono del padre, desde temprana edad les ha tocado hacerse cargo de las necesidades de la casa, asumiendo la responsabilidad de cuidar de sus otros hermanos.

Estas personas tienden a ser duras consigo mismas, aunque están hambrientas del amor y la ternura que no recibieron en su infancia. El papel que les ha tocado desempeñar en el hogar, muchas veces no les permite dar ni recibir afecto.

Es interesante anotar que muchas personas que tienen hambre emocional, calman esta ansiedad comiendo demasiado o consagrándose a una vida llena de sacrificios.

En la cultura machista, es la mujer quien ha permitido que el hombre tome este comportamiento y como madre lo ha inculcado en sus hijos e hijas.

Y para Mejorar tu relación de pareja partiendo desde tu autoestima, te invito a suscribirte GRATIS en mi curso: «Autoestima del Centro a La Periferia» ingresando tu nombre y correo electrónico en el formulario arriba la derecha.

Por tu paz interior,

Equipo MiParejaMiEspejo.com.

Comentarios desde Facebook