Si bien, Mal de muchos… Consuelo de Tontos, estas frases:

  • Cómo lidiar con una suegra complicada?
  • Cómo convivir con mi suegra?
  • Mi suegra es una entrometida!!
  • No soporto a mi suegra!
  • Mi suegra quiere destruir nuestro matrimonio…

Son tan frecuentes que han originado el famoso dicho: “¡Que viva mi Suegra… Pero bien lejos!”

Si desde el noviazgo o aún luego de varios años de convivencia, la suegra muestra un comportamiento que nos produce demasiada incomodidad o con el que definitivamente estamos en desacuerdo, ten cuidado! presta mucha atención a lo que debes hacer en tu relación de pareja.

Ella no va a cambiar facilmente, si se va a producir algún cambio positivo en su forma de actuar, éste se va a dar porque se dará cuenta del cariño, convencimiento, respeto y fortaleza que su hijo(a) tiene en la relación de pareja contigo. En otras palabras, se convencerá del amor que hay entre ustedes y que tú no representas ningún riesgo o amenaza para ella.

Primero que todo entonces, tu relación de pareja debe estar lo suficientemente sólida y fuerte para contrarrestar cualquier influencia externa que les cause conflictos, sea que provenga incluso de un ser tan importante para tu pareja como es nada más y nada menos que su madre, alguien que ha sido totalmente influyente en la formación de su carácter y su personalidad, y no olvides que estaba mucho antes que tú en su vida.

Pero si tu pareja está firme en su convicción de que eres tú el amor de su vida, no dudará en escuchar tus razones, tus argumentos (que deben ser justos, claro) y llegar como pareja a un acuerdo sobre los límites que deben establecer y dejar bien claro ante cualquier persona para que respeten su intimidad y su autonomía como pareja.

Es tu pareja quien debe dialogar con su madre y con amor, respeto y paciencia, no dejarle ninguna duda a ella sobre su firmeza en ser feliz a tu lado, solicitando su respeto y apoyo. Igualmente, tu pareja debe mostrarle a tu suegra agradecimiento y comprensión por todos sus cuidados, consejos y recordarle que nunca, nunca la va a abandonar.

No se trata ahora de darle lecciones de autoestima a tu suegra y sugerirle que enriquezca su vida, etc. Aunque en muchos casos, no estaría de más… pero por lo menos, sabrá que debe actuar con más cuidado si no quiere alejar a su hijo(a).

En nuestro minicurso sobre la autoestima, aprendemos que uno de sus fundamentos es la Seguridad, que entre otros aspectos, tiene que ver con la confianza que tenemos en nosostros mismos de poder satisfacer nuestras necesidades básicas de afecto y de sustento.

Pero lamentablemente la situación ideal del dicho: “El que se casa quiere casa y canasto pa’ la plaza” no se puede cumplir en muchos casos, especialmente en nuestros paises latinos donde todavía vemos parejas que no son autosuficientes y se ven en la necesidad de convivir bajo el mismo techo y por supuesto, bajo las reglas del hogar de los suegros.

Mal hecho, así es un poco complicado aplacar a la suegra. Lo mejor en este caso es postponer el matrimonio hasta que puedan ser autónomos financieramente y lograr vivir solos en pareja. Y si por alguna circunstancia ya se encuentran viviendo con sus suegros, es prioridad 1A salirse de allí y empezar a vivir independientes como pareja, así implique varios sacrificios que seguramente serán temporales y a largo plazo, servirán para fortalecer su relación de pareja.

Pero igual de complicado a veces es cuando la suegra es quien tiene la “necesidad” de convivir con la pareja. Si la suegra tiene varios hijos y depende totalmente de ellos, es conveniente hacer los arreglos para que comparta por temporadas con cada uno de los hijos, esto es sano para todos.

Si no hay más opción que la convivencia permanente, entonces, es la suegra quien debe ajustarse con respeto a las reglas del hogar de su hijo(a), ya que el matrimonio es un vínculo sagrado que nadie debe poner en riesgo.

Son muy raras las relaciones perfectas entre suegra-yerno o suegra-nuera, especialmente cuando conviven, éstas normalmente requieren paciencia con los hábitos y costumbres de la persona mayor y respeto hacia la autonomía, intimidad y privacidad que necesita la pareja, si se tienen en cuenta, gozarán de más paz .

Por ningún motivo se te ocurra discutir acaloradamente con tu suegra, ni gritarle o faltarle el respeto, ya que no solamente la tendrás resentida a ella de por vida, sino, provocarás resentimiento en tu pareja y peor aún, podrías terminar dañando tu propia relación.

Recuerda, la madre de uno es sagrada y aunque esté equivocada, no te gustaría que hicieran lo mismo con la tuya, ¿verdad?

Y si tú eres mujer, qué clase de suegra piensas que vas a ser? Cómo está tu autoestima y la de tu(s) hijo(s), precisamente para evitar este tipo de conflictos en tu vejez. Si eres hombre, qué estás haciendo para fortalecer tu relación de pareja y evitar que tu esposa se convierta en una “Suegra Complicada”?

Y para consolidar tu relación de pareja y que ninguna influencia externa les cause conflictos, primero necesitas fortalecer tu autoestima. Te invitamos a que te suscribas GRATIS en nuestro Minicurso ON LINE. Solo debes ingresar tu correo electrónico aquí debajo:

Por tu paz interior,

Equipo MiParejaMiEspejo.com.

Comentarios desde Facebook
Sé Sociable, Comparte esta información!